Ir al contenido principal

✿ La Isla del Escritor, antología de relatos ✿


Creo que no llegué a mencionar nada sobre un proyecto que acabó llamándose «La Isla del Escritor». Realmente, escribí algo —un pequeño párrafo— sobre ello en una de mis páginas (proyectos). No obstante, considero, si a nadie le importa o molesta, que merece una pequeña entrada, pues ha significado demasiado como para olvidarlo.

«La Isla del Escritor» se trata de una antología con pequeños relatos escritos por 32 personitas. Los relatos forman parte de siete géneros literarios distintos: ciencia ficción, realismo, fantasía, erótica, psicológica, negra y romántica. A pesar de que contienen historias independientes, tienen algo en común: una isla. Es decir, en cada relato aparece, de forma real o irreal, una isla. Cabe mencionar que los beneficios que se obtengan, serán para «El Libro del Escritor», pues este proyecto no nació con ningún otro fin. Tenéis toda la información —prólogo, sinopsis, autores— sobre esta antología en la página de «El Libro del Escritor»: aquí. >__<

[ fuente imagen: El Libro del Escritor ]

Incluso llegaron a elaborar un hermoso booktrailer (lo dejaré al final de la entrada). ¡Deben verlo! A mí me enamoró. Las islas —representando cada género— la música, esa voz... las palabras y el mensaje. Me emocioné. «Nuestras pequeñas islas». */////* 

Ahora bien, en cuanto a mí, no llegué a participar tanto como los demás, ya que, simplemente, escribí un relato y di mi opinión sobre los otros relatos que iban a formar parte de esta antología —la primera antología en la cual participo—. No me gusta ponerme medallas sobre el pecho. Me costó decidirme, pues, conociéndome, sabía que lo que iba a escribir no estaría a la altura de los demás. No obstante, me convencieron. Mi relato tiene como título «Volviendo a existir» —muy propio de mí— y forma parte del género psicológica. Lo he firmado como Dia Dol (suena extraño, soy consciente de ello). 

Intentaré terminar esta entrada con una respuesta para la pregunta: «¿Qué ha significado para mí?». Esta antología me ha permitido darme cuenta de cosas que hasta ese momento me resultaron invisibles. Y, por ello, ha marcado un «antes» y un «después». Aprendí muchísimo gracias a las personas que decidieron corregir mi pobre relato. No sé cómo agradecerles, sinceramente. También, me di cuenta de lo que conlleva escribir algo y publicar ese algo.

Como mencioné anteriormente, nunca llegué a decir nada sobre esta antología porque, de alguna forma, sentía que no estaba lo suficientemente implicada como para presentarme. Y tampoco iba a publicar esta entrada en mi blog, pues temía que se viera como una «entrada cuyo fin es vender un producto». Yo no quiero venderos nada, y, mucho menos, mostrarme orgullosa de ello. Sólo deseaba informar y compartir. Con respecto a lo que decía, se trata de un problema que poseo; y es que no me gusta mostrarme o hacerme visible. No me agrada compartir mis historias. Siempre que decido publicar algún texto en mi blog, siento un sudor frío sobre mi frente. No lo estoy exagerando, es así. No obstante, llegué a hacerlo. Escribí algo y lo podréis ver (si os interesa). Uff. Qué afirmación tan extraña acabo de escribir. ¿Escuchan esos diminutos golpes en vuestras cabezas? ¡Exacto! Son mis latidos —siendo cursi por milésima vez—. Estas pequeñas cosas me recuerdan que me fascina la escritura, y, en consecuencia, me recuerda que lo estoy olvidando.

Ahora sí, debo terminar esta entrada —pues pretendía tratarse de una pequeña entrada—. Muchísimas gracias a «El Libro del Escritor» y a todos los que habéis hecho esto posible. Espero, con todo mi ser, que esta antología tengo un gran significado para cada uno de vosotros. 


| B O O K T R A I L E R |


Comentarios